Lo difícil no era distinguir lo que era mi nueva vida, lo difícil era vivirla, eran maneras de vida diferente a la que acostumbraba, en un sistema bastante más movido por ser un ritmo de desplazamiento de muchas zonas para visitar y una ciudad de más movimiento con personas desconocidas e incertidumbre de si poder confiarme o no de lo que rodeaba.

Tras tanto trabajo y más estudios, querer estar sola, y estarlo cuando no del todo lo elegía, emociones que tenía modo-noria: arriba, abajo, arriba……me atendía y me observaba, me cuestionaba mucho cuál mensaje había por descubrir para activar la misión real de ¿a qué he venido? me aplicaba mucho en mi bienestar físico-mental y eso incremento mi equilibrio para motivarme,para resurgir si o si, para seguir atendiendo a mis sensaciones, así es que centre el foco de mis inquietudes aún más para marcar las diferencias que me hacían del todo libre: soltar creatividad en este maravilloso campo de la nutrición, enlazarlo con sentido a cada uno de nuestros actos diarios, para resaltar más las claves de acciones por las que se deben empezar y priorizar como base del BIEN-ESTAR….ESTAR BIEN ante nuestra danza del día a día y camino indefinido de vida…siempre y cuando estés comprometido contigo mismo..es entonces cuando estás preparado….¿ empezamos ?